Hace 75 años que existe el Café La Dársena. Café que puede presumir de ser uno de los pocos supervivientes a la ola de homogenización que aplasta y despersonaliza hoy en día los locales de toda ciudad. La Dársena, es un bar, un bar como Dios manda. De los que ya no quedan.

Sumado a esto, se puede permitir presumir también de poseer desde el año 83 una fotografía colgada en su pared, que poco a poco ha logrado hacerse un hueco en el imaginario colectivo, y ha convertido la imagen de un café; en icono. Es “el cortado” de Vari Caramés, al que se homenajeo el miércoles, cómo se celebran todas las cosas que valen la pena, entre amigos y en un bar.

Con motivo de este 75 aniversario de la Dársena, Zlick ha producido una serie limitada de 75 fotografías de esta imagen, dando al estilo americano, el cariz de mito que tanto merece, a esta fotografía. Porque ya está bien de complejos.

Y hablando de complejos, también Zlick inaugura hoy nueva andada. Se trata de “A Parede” una aventura que busca dar voz a modo de “Salón de los Rechazados” a todo aquel que tenga un proyecto que mostrar que busque una pared y lo enseñe, dando carpetazo a burocracias, subvenciones, snobismos y listas de espera. 

Hoy empieza “A Parede“, y empieza como no puede ser de otra manera en la barra de un bar, en el Antiguo, del gran Isra Cubillo, y entre amigos una vez más.

Así que yo brindo por muchas más iniciativas así, por seguir soñando a pesar de todo y porque no queden paredes sin fotos en ellas de Coruña a Tombuctú.